¿Pueden o Deben recibir pago los pastores?

Jose Gonzalez Hmano Rig por que todos los que dicen estudiar teología tienen salarios de 1.500$ pastores de Iglesias acaso JESUS. Fue un asalariado yo predicó la palabra de Dios por amor alas almas sin pedir ni un centavo sera negocio la palabra. De Dios dejó mi comentario

ANTES QUE NADA; Permítame agradecerle por el privilegio que me otorga al formular tal serie de preguntas, especialmente viniendo de un hermano en la fe de Nuestro Señor Jesucristo, ya que no todos tienen la misma perspectiva, ni mucho menos la misma sinceridad al indagar.

1. por que todos los que dicen estudiar teología tienen salarios de 1.500$ pastores de Iglesias
a. Primeramente no todos los que dicen estudiar, estudian.
b. No todos los que estudian practican
c. Una gran mayoría de los que inician no terminan.
Por otra parte el tema de los salarios es un tema bastante delicado. Existe un amplio sentido de incomodidad al respecto, tanto entre los mismos pastores como entre los miembros de las diferentes congregaciones. De hecho el concepto es sumamente vago y en su gran mayoría ignorado. Esta incomodidad es debido a la crítica secular o inter-eclesiastica; y aunque parezca extraño existe una gran multitud de trabajadores cristianos sin pedir o recibir –como usted dice- ni un centavo. En cuanto a mi opinión se refiere, solamente puedo brindar lo que la Biblia recomienda:
“17 Los ancianos que gobiernan bien sean considerados dignos de doble honor, principalmente los que trabajan en la predicación[a] y en la enseñanza. 18 Porque la Escritura dice: “NO PONDRAS BOZAL AL BUEY CUANDO TRILLA,” y: El obrero es digno de su salario.” (1 Tim 5:17)

Pablo algunas veces acepto salario, otras veces no, I Corintios 9:1-18, El que tenga oído que escuche. Lea también 2 Corintios 11:7 Y Filipenses 4:15-18 (debidamente 1 Corintios 9:14 defiende este derecho)

Tristemente aun los electos no comprenden este privilegio. Pues para muchos $1,500 es una cifra bastante elevada.

Lo que muchos no saben es que –en la actualidad- un estudiante de teología, NO recibe matriculas, pagos escolares, libros, etc., GRATIS. Más el esfuerzo de llevar una carrera.

Claro está que muchos pensaran que recibir compensación por su trabajo y por su tiempo en hacer algo “sumamente fácil” es un robo. Los requisitos para esta fácil labor se encuentran en: I Timoteo 3:1-7, 5:19-22 y Tito 1:5-9.

2. acaso JESUS. Fue un asalariado
a. El Señor Jesús no vino a predicar ni a pastorear iglesias o dar cursos ni seminarios de superación personal. Jesús vino a SALVAR A LA HUMANIDAD. Y aunque el ministerio del Señor Jesucristo no fue para alcanzar logros terrenales, SI llevaba una bolsa para sus gastos y desde niño recibió ofrendas monetarias. (Mat 2:11)
“Entrando en la casa, vieron al Niño con Su madre María, y postrándose Lo adoraron; y abriendo sus tesoros Le presentaron obsequios de oro, incienso y mirra.”
3. sera negocio la palabra.
a. Lastimosamente percibo sarcasmo, más he de mantenerme fiel a lo que mis estudios en Teología me han brindado:
NO, la palabra no es negocio. Hebreos 4: 12 dice: “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir (juzgar) los pensamientos y las intenciones del corazón.”
QUE EXISTEN LADRONES y mercaderes de la fe, SI. Pero eso no es culpa de aquellos quienes sinceramente estudian, dedican su vida y son dignos de su pago.
La Palabra y el Estudio acerca de Dios (Teo – logia) provee sabiduría y discernimiento, tal vocación y tales dones no son mercables. ‘23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;
24 sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.”
En conclusión, no se deje engañar, Dios sabe lo que escribe en SU Palabra. En Hechos 8:9-25 esta el recuento del mago Simon. “18 Cuando Simón vio que el Espíritu se daba por la imposición de las manos de los apóstoles, les ofreció dinero, 19 y les dijo: “Denme también a mí esta autoridad, de manera que todo aquél sobre quien ponga mis manos reciba el Espíritu Santo.”
20 Entonces Pedro le contestó: “Que tu plata perezca[a] contigo, porque pensaste que podías obtener el don de Dios con dinero. 21 No tienes parte ni suerte en este asunto (esta enseñanza), porque tu corazón no es recto delante de Dios. 22 Por tanto, arrepiéntete de esta tu maldad, y ruega al Señor que si es posible se te perdone el intento de tu corazón. 23 Porque veo que estás en hiel de amargura y en cadena[b] de iniquidad.”
Gracias por su atención y espero haber clarificado al menos una de sus tantas dudas.

Atte.

Rigoberto Gálvez.
Ministro Ordenado del Evangelio de Jesucristo
Llamado al Servicio del Pastorado.

Related posts