ALELUYAS EN JALOGüIN

CRISTIANOS Y HALLOWEEN
INTRODUCCION: Ha llegado la temporada del año cuando el aire se pone más fresco y los días se acortan o sea obscurece más temprano. Y para muchos estadounidenses la anticipación de celebrar uno de los días festivos más tenebrosos que existen en el hemisferio occidente. Según la (NRF) Federación Nacional de Ventas, más de 157 millones de “americanos” celebraran este año, lo que significa, que las cajas registradoras de los comerciantes estarán sonando para recibir un promedio de aproximadamente 7 billones de dólares en el 2015 en ventas de productos relacionados con el día festivo. Estimando un promedio de $80.00 por hogar, al comprar dulces, disfraces y decoraciones. Esto no incluye el sector de entretenimiento, venta de alcohol, consumo de gasolina, películas, casas de espantos, calabazas, publicidad, equipo de efectos especiales, servicios de entretenimiento. Además, estos cálculos no incluyen el mercado agrícola, que representa otros $115. Millones del cultivo de calabazas que terminan en la basura al día siguiente. Los bares o barras, antros, centros nocturnos incluyendo la industria pornográfica o “erótica”. El consumo de alcohol sube hasta un 25% sobre lo normal. Todo esto también pone en moción el sistema jurídico, al tener que emplear más agentes de seguridad, y más tráfico en las calles con gente intoxicada bajo los efectos del alcohol y de las drogas detrás del volante.
Esta festividad produce en un solo día, el trafico monetario de un 25% de los 365 días del año en muchos sectores comerciales o financieros.
Se estima, basado en cálculos de años anteriores, que al menos 41 millones de niños en la edad de 5 a 14 años, salen al “trick-or-treat”, (aguinaldo o truco).
Es muy probable que los comerciantes no apostaran extraerles esos $80. A los hogares o mejor dicho en el mercado cristiano. A muchos cristianos la idea de participar en “jalogüin” se les hace muy obscuro. Por lo tanto muchos se niegan a participar, dado el origen pagano, otros por la imagen macabra y satánica que representa, y un pequeño porcentaje no participa por la seguridad de sus criaturas.
Sin embargo, existe cierta cantidad de cristianos que SI participan, sea directa o indirectamente en las festividades del “día de las brujas”. Ya sea participando en las actividades escolares, dicho sea de paso en la escuela de mi hijo, el tema este año lo cambiaron a “harvest day” o sea “día de la cosecha”, más continúan usando símbolos relacionados con Halloween, incluyendo calabazas labradas o talladas. Muchos también participan llevando a sus niños a pedir dulces, al famoso (trick or treat), o a una actividad alternativa en la iglesia.
Las preguntas siguen siendo:
¿Cómo deberían de responder los Cristianos al Halloween?; ¿Es irresponsable permitir que los niños salgan disfrazados de su casa a pedir dulces? Ahora, con los cristianos que se rehúsan, se niegan, o rechazan cualquier tipo de celebración durante esta temporada, ¿están reaccionando en forma exagerada?
¿De dónde procede esta celebración? Veamos su origen pagano.
El nombre “Halloween” proviene de la celebración de “todos los santos” de la iglesia primitiva. Siendo un día apartado para conmemorar a los mártires en un día solemne. En Ingles: “All Hallows Eve”, por su significado en ingles se traduce en castellano: “La Víspera de Todos los Santos”. Eventualmente se compacto o contracto a “Halloween”, convirtiéndose en el nombre único que ha seguido hasta la actualidad.
A medida que el cristianismo se movía a través de la región Europea, chocaba con las tradiciones nativas y paganas de cada cultura. Los festivales paganos eran tan arraigados que los nuevos conversos los encontraban como un gran obstáculo para su fe.
Para tratar con el problema, la iglesia organizada a propósito movía un día festivo Cristiano a un día del calendario que coincidiera con un festival pagano, con el fin de contrarrestar y posiblemente influenciar con una alternativa cristiana, el paganismo.
Pero más a menudo la Iglesia solamente lograba “cristianizar” un rito pagano. El festival seguía siendo pagano, mezclado con símbolos religiosos. Esto fue lo que sucedió con “la noche de todos los santos”.
El pueblo celta de Europa y Gran Bretaña era paganos druidas cuyas principales celebraciones fueron marcadas por las estaciones. Estas sociedades druidas adoraban y servían a Samhain, dios de la muerte. Cada año, el 31 de octubre, los druidas celebraban la víspera del año nuevo céltico en honor de su dios Samhain, brindándole sacrificios animales y humanos.
El origen de esta celebración está cargado de supersticiones, leyendas, paganismo, ocultismo, brujería y todo tipo de actividades del mundo de las tinieblas.
A finales de año la gente del norte de Europa hacia preparaciones para asegurar que podía sobrevivir el invierno, haciendo sacrificio de sus cosechas y rebaños, haciendo matanza de animales que no sobrevivían el invierno. A medida que las noches se hacían largas y la vida se había ralentizado el ambiente era obscuro. Las imágenes de muerte, esqueletos y el color negro que sigue siendo prominente en las celebraciones de Halloween de la actualidad.
El festival pagano de Samhain celebraba el final de la cosecha, la muerte y el inicio del invierno por tres días, entre el 31 de Octubre y el 2 de Noviembre. Los celtas creían que la cortina que divide a los vivos y los muertos era levantada durante el festival de Samhain, permitiendo a los muertos a caminar entre los fantasmas vivos que acechaban la tierra.
Algunos adoptaron la estación de “encantamiento” (haunting) participando en las prácticas ocultistas como la adivinación y la comunicación con los muertos. Buscaban espíritus “divinos” (demonios), espíritus de sus ancestros o almas de sus antepasados para obtener predicciones meteorológicas sobre el año venidero. Que les servía como especie de almanaque para establecer sus expectativas acerca del cultivo y hasta prospectos románticos. Búsqueda de manzanas era una de las prácticas empleadas por los paganos para la adivinación o bendición del romance en las parejas.
Para otros el enfoque en la muerte, el ocultismo, adivinación, y la meditación en los espíritus ambulantes que regresaban a la vida, suplía las supersticiones y los temores de dichas creencias ignorantes. En su creencia los espíritus ambulaban por la tierra, hasta que recibían golosinas, merienda, posesiones, riquezas, alimentos, bebidas y objetos de reliquias. Todos aquellos que no eran tratados adecuadamente, les hacían un truco a los que los descuidaban. El temor aumentaba si ese espíritu había sido ofendido.
Los espíritus en pena o ambulantes en busca de sus víctimas se dice que adoptaban una apariencia grotesca. Algunas tradiciones se desarrollaron en disfrazarse para engañar a los espíritus ambulantes. Otros creían que los espíritus se podían ahuyentar al tallar un vegetal poniéndole una vela adentro.
En ese mundo pagano, lleno de supersticiones, Dios misericordiosamente brillo la luz del evangelio. Los cristianos recién convertidos se armaron con la verdad y dejaron de temer a los espíritus difuntos que regresaban a la tierra, de hecho denunciaron su espiritismo pagano en acuerdo con Deuteronomio 18
“10 No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero,
11 ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos.
12 Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti.
13 Perfecto serás delante de Jehová tu Dios.” (Deuteronomio 18: 10-13)
Sin embargo, cristianos conversos encontraron que era una tentación difícil de soportar, a la familia, amigos y la influencia cultural, por tanto fueron tentados a unirse a las fiestas paganas, especialmente Samhain. El papa Gregorio IV reacciono al desafío pagano, moviendo la celebración de todos los santos en el siglo IX, poniendo la fecha el 1º de Noviembre. Justo en el centro del Samhain.
Durante la reforma protestante, “el día de todos los santos” fue rechazado por los reformadores, aunque también es cierto que algunos de los adherentes al protestantismo de alguna manera celebraban la tradición de “el día de los muertos”.
Al pasar de los siglos el Samhain y la Fiesta de todos los santos quedaron mezclados. Entre supersticiones paganas, tradiciones “cristianas”, y el aporte de las culturas prominentes le fueron dando un aire de ficción y entretenimiento.
La gente comenzó a entender que los espíritus ancestrales paganos no era otra cosa más que demonios, y que los adivinos estaban practicando brujería y hechicería. Por otro lado este festival era una oportunidad más para la parranda (pachanga, juerga, bacanal).
El “trick or treat” o pedir dulces vino en un tiempo en cuando los jóvenes rebeldes salían en pandillas a buscar comida y bebida para sus fiestas. Los jefes de casa, tacaños empezaron a regalar pequeñas golosinas, para no correr el riesgo de que los jóvenes ebrios les hicieran un “truco” en su propiedad.
El Halloween no se convirtió en una fiesta estadounidense hasta la migración de las clases obreras de las islas británicas que llegaron a finales del siglo 19. Aunque los inmigrantes puedan o no haber creído las tradiciones supersticiosas, les atrajo la picardía o lo travieso de las actividades del Halloween. Los jóvenes fueron adaptando o prestando muchas costumbres que no tenían nada que ver con sus orígenes paganos.
Hollywood, le añadió su propia cosecha de “diversión”, agregándole un amplio surtido de seres ficticios. Entre tanta ficción les sumaron demonios, monstruos, vampiros, hombre-lobos, momias, zombis, psicópatas, y una extensa fauna de calaveras, fantasmas, gatos negros y brujas hechiceras volando en una escoba. Ciertamente no mejoro la conciencia o la mente de la sociedad, pero de algo estamos seguros es que alguien se empezó a hacer rico de todo esto.
Los Latinos y el Halloween considerando la proximidad al “día de los difuntos”.
El Día de Muertos es una celebración mexicana de origen prehispánico que honra a los difuntos, con una mezcla de un politeísmo (adoración a muchos dioses) que fue cristianizado por la fe católica se vio influida por las tendencias criollas y españolas comienza el 1 de noviembre, y coincide con las celebraciones de Día de los Fieles Difuntos y el 2 de noviembre con la Fiesta de Todos los Santos, la iglesia reconoce en ella la expresión de las semillas del espíritu e invita –la creencia católica- a que sea un momento de profunda reflexión donde se recuerde a la iglesia triunfante que goza ahora de la presencia beatifica de Cristo y con el de la Trinidad.
El festival que se convirtió en el Día de Muertos se conmemoraba el noveno mes del calendario solar mexica, cerca del inicio de agosto, y se celebraba durante un mes completo. Las festividades eran presididas por la diosa Mictecacíhuatl, conocida como la “Dama de la Muerte” (actualmente relacionada con “la Catrina”, personaje de José Guadalupe Posada) y esposa de Mictlantecuhtli, Señor de la tierra de los muertos. Las festividades eran dedicadas a la celebración de los niños y las vidas de parientes fallecidos.
Cuando llegaron a América los españoles en el siglo XVI trajeron sus propias celebraciones del Día de Muertos cristianas y europeas, donde se recordaba a los muertos en el Día de Todos los Santos. Al convertir a los nativos del nuevo mundo se dio lugar a un sincretismo que mezcló las tradiciones europeas y prehispánicas, haciendo coincidir las festividades católicas del Día de todos los Santos y Todas las Almas con el festival similar mesoamericano, creando el actual Día de Muertos.
La Respuesta Cristiana al Halloween
Hoy día, el Halloween es un día feriado, secular, en su gran mayoría estadounidense (o como dicen popularmente: “americano”) y de la misma forma, la gran mayoría de personas no tienen ni la menor idea, ni el más mínimo concepto de sus origines religiosos, o de su herencia pagana. Esto no quiere decir que se ha convertido en algo más saludable, usted sabe, los niños vestidos en trajes curiosos y divertidos, andar vagando por alguna vecindad en busca de dulces, visitando casas con telarañas o decoradas con temas fantasmagóricos; pues también los adultos a menudo participan en actos vergonzosos de embriaguez y de libertinaje en todo el sentido de la palabra degenere o disolución.
Así que, ¿Cómo deben de responder o reaccionar los cristianos? ¿Antes de responder? Pregúntese otra pregunta ¿soy cristiano en verdad? ¿O solo me hago llamar cristiano pero Cristo no es número uno en mi corazón?
Si busco a Cristo en Espíritu y en Verdad… ¿cómo debo responder?
1. En primer lugar los cristianos no deben responder al Halloween como paganos supersticiosos. Los paganos son supersticiosos, los cristianos han sido iluminados con la luz de la verdad por medio de la Palabra de Dios. “El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.” Proverbios 9:10 RVR1960
Los espíritus malignos o demonios no son más activos o siniestros en la “noche de brujas” en comparación a cualquier otro día del año; de hecho cualquier día es un buen día para satanás.
1 Pedro 5:8 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;
1 Juan 4:4 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
4 Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo.
Colosenses 2:15 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
15 y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.
2. En segundo lugar, los cristianos deben responder a Halloween con precaución sabiduría. Algunas personas temen la actividad de las Brujas paganas o satanistas, pero los incidentes reales de crimen satánico asociados son muy bajos. La verdadera amenaza en Halloween es de los problemas sociales que asisten a una conducta pecaminosa, bebido conducción, bromistas y vándalos y los niños sin vigilancia.
Como cualquier otro día del año, los cristianos deben tener cuidado como mayordomos sabios de sus posesiones y protectores de sus familias. Cristianos jóvenes deben permanecer lejos de las fiestas seculares de Halloween ya que son criaderos de problemas. Padres cristianos pueden proteger a sus hijos manteniendo el consumo de los regalos bien supervisado y restricción de los regalitos recibidos de fuentes de confianza. 2 Corintios 11:13-15 “13 Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. 14 Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. 15 Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.

3. En tercer lugar, los cristianos deben responder al paganismo con la compasión del evangelio. El mundo incrédulo rechaza a Cristo viviendo en un perpetuo temor a la muerte. No es sólo la experiencia de la muerte, sino lo que la Biblia llama “una cierta expectativa aterradora de juicio” y la furia de un fuego que consumirá a los adversarios de Dios (Hebreos 10:27) “27 sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios.”. Brujas, fantasmas y espíritus malignos no son aterradores; La ira de Dios desatada en el pecador sin perdón — ahora esto es verdaderamente terrible.
Los cristianos deben usar Halloween y todo lo que trae a la imaginación, imágenes de muerte, superstición, expresiones de festividades inmorales — como una oportunidad para el mundo incrédulo con el Evangelio de Jesucristo. Dios ha dado a cada uno una conciencia que responde a su verdad (Romanos 2:14-16), “14 Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos,
15 mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos,
16 en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio. “
y la conciencia es el cristiano aliado en la empresa evangelista. Los cristianos deben tomar tiempo para informar a las conciencias de amigos y familiares con la verdad bíblica acerca de Dios, la Biblia, pecado, Cristo, juicio futuro y la esperanza de vida eterna en Cristo Jesús para el pecador arrepentido.
Hay varias maneras diferentes que los cristianos participarán en el evangelismo de Halloween. Algunos adoptará una política de
A. “No participación”. Como padres cristianos, no quieren a sus hijos participar espiritualmente en actividades comprometedoras, escuchando historias de fantasmas y colorear los dibujos de las Brujas. No quieren a sus hijos disfrazados en trajes para el “trick or treat” o incluso asistir a alternativas de Halloween.
Esta respuesta naturalmente eleva las cejas y ofrece una buena oportunidad para compartir el Evangelio a aquellos que piden dulces. También es importante que los padres les expliquen su posición a sus hijos y prepararlos para enfrentar las bromas o burlas de sus compañeros y el rechazo o desprecio de sus profesores.
B. Otros cristianos se optarán por alternativas de Halloween llamados “Fiesta de la cosecha” o “Festivales de la reforma”, los niños se visten como los campesinos, peregrinos, personajes bíblicos o héroes de la reforma. Resulta irónico cuando se considera principio de Halloween como una alternativa, pero puede ser un medio eficaz de llegar a las familias del barrio con el Evangelio. Algunas iglesias dejan el edificio detrás de la iglesia y tener actos de misericordia en su comunidad, “tratar” a las familias necesitadas con canastas de comida, tarjetas de regalo y el mensaje del Evangelio.
Algunas de esas alternativas son buenas, y existen otras que no son tan buenas. Algunas iglesias utilizan evangelismo estilo
C. “Casa del infierno” para asustar a los jóvenes a convertirse en cristianos. Caminan las personas a través de salas estilo carnaval y casas embrujadas con enfoque en el pecado, las mujeres sometidas a abortos, personas sacrificadas en un ritual satánico, consecuencias del sexo premarital, peligros de fiestas rave, posesión demoníaca y otras tragedias.
Aquí está el problema con el supuesto evangelismo al estilo casa infierno: para una cultura que no se asusta fácilmente, se tiene que conseguir algo bastante gráfico. Gráfico exhibe del pecado y sus consecuencias son innecesarias — las mentes de los incrédulos ya están llenos de tales imágenes. Lo que hay que ver es una vida verdaderamente transformada por el poder de Dios y lo que necesitan escuchar es la verdad de Dios en una precisa presentación del Evangelio. Estrategias baratas es impropio para embajadores de Cristo
Hay otra opción abierta a los cristianos: (no necesariamente de acuerdo pero esto no significa que algunos no lo hacen)
D. participación limitada, no-comprometedora con Halloween. De hecho, todo eso puede proporcionar una oportunidad única de Evangelismo con la vecindad. Compartiendo con la vecindad, sin necesidad de los adornos o decoraciones fantasmagóricas.
El famoso cantante –supuestamente- cristiano y abiertamente ecumenista Jesús Adrián Romero brindo su opinión al respecto:
“Según el cantante Halloween significa “todos los santos o la noche de los santos” y no “Víspera de muertos” o “noche de brujas”. Con esto los cristianos de esos tiempo lo que querían era quitar la superstición de los demonios, es decir “cristianizar” la fiesta, dice Romero…. Además dijo: “Romero reveló que cuando se congregaba en una iglesia con su familia, allí no celebraban Halloween, sin embargo, ellos como padres les permitían a sus hijos que celebran la fiesta, porque no tenían razón de porqué prohibírselos.
Como pastor Romero, aconsejó a su congregación que celebre Halloween, que comparta dulces con los vecinos, que los conozcan, porque los cristianos son mal vistos durante estas fiestas porque andan repartiendo folletos evangelísticos de Chick Publications, según el cantante, hacer eso “es contaminar la mente de la gente”, porque “si nos ponemos a pensar en fechas que son, que tienen origen pagano, casi todas nuestras fechas tienen origen pagano, Navidad tiene origen pagano pero se ha redimido, los días de las semanas tienen que ver con dioses paganos, los meses del año tienen que ver con dioses paganos, imagínate, yo no le voy a decir a los meses de esa manera, le voy a poner un nombre cristiano a los meses, no podemos hacer esas cosas, vivimos en el mundo, seamos luz”.
Yo le quisiera decir al señor Jesús Adrián Romero que lea Efesios 5:8 “8 Porque en otro tiempo erais tinieblas, más ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz”
Aunque en la actualidad algunas personas se resisten a aceptar que la brujería todavía existe, eso no impide que la práctica de la misma sea una realidad en nuestros tiempos, y en nuestra sociedad, en todas las culturas, y posiblemente con mayor fuerza que años anteriores. O mejor dicho de una manera más abierta, supuestamente científica, artística o socio-cultural. Por ejemplo el Museo de Oakland tiene una exhibición y una serie de actividades por todo el mes de octubre con exhibiciones y propagación del día de muertos. ¿No existe la brujería?
Otros Ejemplos: Walter Mercado y la astrología, sanaciones y leer las cartas, la santa muerte, comunicación con los espíritus o los muertos a través de “medios”. Y un sinfín de cosas que por lo exterior parecen ser tonterías, y quizás lo son, pero que para muchos es una realidad. (Despedir con Efesios 5:1-20 si hay tiempo)
En última instancia, la participación cristiana en Halloween es un asunto de conciencia delante de Dios. Independientemente del nivel de participación de Halloween que usted elija, usted debe honrar a Dios por mantenerse separados del mundo y mostrando misericordia a los que se pierden. Halloween ofrece al cristiano con la oportunidad de lograr tanto de esas cosas en el Evangelio de Jesucristo. Es un mensaje que es santo, apartado del mundo; es un mensaje que es la misericordia misma de un Dios perdonador. ¿Qué mejor época del año está ahí para compartir un mensaje de DIOS?
samhain

Related posts